CEPA

CEPA - Centro de Ecología y Pueblos Andinos

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra
Inicio Chiwanku Nº1021: Metales pesados en nuestro ambiente; El arsénico, el asesino silencioso, 21-10-17

Nº1021: Metales pesados en nuestro ambiente; El arsénico, el asesino silencioso, 21-10-17

Correo electrónico Imprimir PDF

METALES PESADOS EN NUESTRO AMBIENTE

La presencia de metales pesados en nuestro medio ambiente es un problema desde hace varios siglos en el Altiplano. No sólo la minería lleva los metales pesados al agua, el suelo y el aire, sino también las metalúrgicas, ladrilleros y otras industrias son cómplices. ¿Sabía que muchos materiales de construcción como las calaminas y el PVC contienen metales pesados y que pueden disolverse en pequeñas concentraciones en nuestro ambiente?

Para informar y compartir todas las experiencias en el tema de los metales pesados, el Centro de Ecología y Pueblos Andinos (CEPA) organiza una serie de eventos durante el próximo mes de noviembre:

NOVIEMBRE ACADÉMICO – MES DEL AGUA

CURSO – Remediación del Medio Ambiente

¿Eterna contaminación o posible remediación?

- 6 - 9 de noviembre (18:00 a 22:30) en el salón de eventos del CEPA
- 11 de noviembre (8:30 a 18:30) en el salón de las Hermanas Misioneras Cruzadas

JORNADA – Metales Pesados & Nuestra Salud

¿Una preocupación orureña?

- 11 de noviembre (8:30 a 18:30) en el salón de las Hermanas Misioneras Cruzadas

RUMBO AL… XI Congreso Departamental de Líderes Ambientales

“Construyendo Justicia socioambiental para vivir en un ambiente sano”
- 25 - 26 de noviembre (8:30 a 18:30) en el salón de las Hermanas Misioneras Cruzadas

El peligro de los metales pesados es debido a que ocupan el lugar de los nutrientes que necesita el cuerpo humano. De esta forma, entran en nuestro sistema y pueden producir déficits, mal funcionamiento de los sistemas esenciales y hasta pueden ser cancerígenos. Unos metales se van acumulando en nuestro cuerpo mientras que otros son eliminados por nuestro organismo. Por ello, un metal no es igual al otro.

Silke Ronsse
CATAPA – CEPA

******************************************************

EL ARSÉNICO, "EL ASESINO SILENCIOSO"

Sin color, olor ni sabor, pero aún peligroso

El arsénico es un metal pesado que la OMS (Organización Mundial de la Salud, de la ONU) considera como una de las 10 sustancias químicas más peligrosas para la salud humana. La presencia de arsénico en el agua es muy peligrosa porque nadie puede verlo, olerlo ni saborearlo. La ingesta de arsénico puede causar graves problemas para la salud.

Los efectos inmediatos ante una alta intoxicación en un corto periodo son: vómitos, dolor abdominal y diarrea. Seguidamente, se puede sufrir entumecimiento u hormigueo en las extremidades, calambres musculares e incluso la muerte en casos extremos. Ante una exposición prolongada al agua contaminada con arsénico, los primeros síntomas de la exposición son visibles en la piel (pecas, manchas blancas y durezas en las palmas de las manos y las plantas de los pies). Esta enfermedad se llama hiperqueratosis y puede ser un precursor del cáncer de piel. Otros síntomas del consumo prolongado de agua contaminada son: cáncer de vejiga y de pulmón, neurotoxicidad, diabetes, enfermedades pulmonares y cardiovasculares y problemas relacionados con el desarrollo general y cognitivo, especialmente en fetos y niños pequeños.

El arsénico está muy extendido en todo el mundo. Por ejemplo, no sólo se encuentran altas concentraciones de arsénico en Bolivia, Chile y Argentina, sino también en México, Estados Unidos, India, China y Bangladesh. En todo el mundo hay más de 200 millones de personas que beben agua con concentraciones demasiado altas de arsénico. Bolivia tiene la misma norma que la OMS para la concentración de arsénico en el agua potable: 10 µg/L (microgramos por litro). Esta norma es bastante estricta en comparación con las normas de, por ejemplo, Argentina y Bangladesh, donde la norma para la concentración de arsénico en el agua potable asciende a 50 µg/L. Beber agua con concentraciones que no superan la norma de 10 µg/L es seguro para la salud, según la OMS.

En el altiplano boliviano hay una fuerte contaminación de arsénico en el agua subterránea y, presumiblemente, también en el aire.

El arsénico en su forma orgánica (como ocurre, entre otros, en el pescado y los mariscos) no es particularmente peligroso para la salud humana. SIN EMBARGO, el arsénico en su forma inorgánica es muy tóxico para los humanos. Esta forma está muy presente en el aire, en el agua subterránea  y en las plantas que están regadas con agua contaminada por arsénico.

Las causas de la contaminación de arsénico pueden ser naturales o humanas. Las causas naturales se producen con la reacción natural de las rocas que contienen el arsénico y, después de la disolución de este arsénico en el agua, ocurre la desorción del arsénico de las rocas al agua y las fuentes geotérmicas. Por otro lado, algunas personas y empresas son culpables de acelerar el proceso natural de disolución del arsénico en el agua en el altiplano boliviano a través de actividades industriales y de la minería.

A diferencia del plomo, que se va acumulando en el cuerpo humano, el arsénico no se queda mucho tiempo en el cuerpo. Una vez que la ingesta de arsénico se ha detenido, éste casi no se queda y entonces el arsénico no puede ser una causa de enfermedad.

La manera más sostenible y barata de producir agua potable segura contra los metales pesados es recogiendo agua de lluvia (según, entre otros, la OMS). Esta agua de lluvia ya está purificada de forma natural sin bacterias y contiene menores concentraciones de metales pesados. ¡Todavía existe la necesidad de analizar el agua cosechada para determinar la presencia de arsénico y, si fuese necesario, también filtrarla. Esto es debido a que los metales pesados pueden diluirse en el agua cosechada a través de la contaminación atmosférica o con polvo que contenga altas concentraciones de arsénico.  Finalmente, es crucial que hay que crear conciencia entre todos los miembros de la población sobre los peligros de arsénico y otros metales pesados en el agua potable y sobre la importancia del consumo de agua potable segura para nuestra salud.

Sid Potemans
Ingeniero  químico - Voluntario CEPA

Última actualización el Martes 24 de Octubre de 2017 17:47  

Quien está en linea

Tenemos 89 invitados conectado