CEPA

CEPA - Centro de Ecología y Pueblos Andinos

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra
Inicio Chiwanku Nº1028: Siete Colores y la conservación de su hábitat; altas temperaturas en la región, hace que el lago Uru Uru también agonice, 2-2-18

Nº1028: Siete Colores y la conservación de su hábitat; altas temperaturas en la región, hace que el lago Uru Uru también agonice, 2-2-18

Correo electrónico Imprimir PDF
Índice de Artículos
Nº1028: Siete Colores y la conservación de su hábitat; altas temperaturas en la región, hace que el lago Uru Uru también agonice, 2-2-18
Lago Uru Uru
Todas las páginas

El siete colores y la conservación de su hábitat

El siete colores (Tachurisrubrigastra) es una pequeña avecita, como su nombre indica su plumaje tiene siete colores, los colores varían entre 8 a 9 colores según la subespecie. Esta ave  mide 10,5 cm pertenece a la familia Tyrannidae (Araya y Millie, 1992). Especie de colores brillantes y muy llamativo, solitario o en parejas, escurridizo casi siempre en movimiento buscando su alimento entre los juncales (Araya y Millie, 1992).

El siete colores está asociada a los humedales altoandinos, tiene preferencias de hábitat especialmente entre los parches de totorales (Schoenoplectuscalifornicusvar. totora). Es de pequeño porte y saltarin, que emite un sonido de “triutu, triutu tu tutu”. (Rocha, et al., 2002). No es endémica, es decir, tiene una distribución en otros países como Argentina, Brasil, Bolivia, Paraguay, Chile y Perú.  En nuestro país habita lagunas o lagos de tierras altas en los departamentos de LP, CO, OR, PO entre los 2600 a 3800 m. (Rocha y Aguilar, 2008).

Cumple una gran función ecológica, es una especie controladora de plagas, en este caso a los insectos voladores (Rocha y Aguilar, 2008).

Junto con esta especie cohabitan otras 88 especies de aves, de las cuales 44 son de hábitos acuáticos en los lagos Poopo y Uru Uru (MMAyA, 2015). Entre las aves acuáticas y asociadas a la misma están varias especies de patos, las hermosas pariguanas o flamencos, zambullidores o chullpurunkus o también llamados keñocoas, garzas o huacos, cigueñelas, gaviotas, caitis, lequeleques, wallatas, pukupukus, miles de avecitas que visitan temporalmente el humedal como ser los muyumuyus, playeritos o chulchus.

Los lagos  Poopó y Uru Uru son humedales  considerados como Sitios Ramsar en nuestro país nominados en el año 2002, son sitios de gran importancia Internacional para la conservación de hábitats acuáticos y la supervivencia de fauna, flora y culturas milenarias que se asientan alrededor de éstos sitios.

Según MMAyA (2015) la Convención Ramsar promueve la conservación y el uso racional de los humedales y sus recursos, está conformado por 168 países, en los cuales se han designado 2186 sitios Ramsar. Bolivia forma parte de este acuerdo desde el año 1990. Actualmente en nuestro país se han declarado 11 sitios Ramsar que hacen un total de 14.8 millones de Has. Entre los humedales altoandinos tenemos los Lipez (1) en Potosí, la Cuenca del Tajzara (2) en Tarija, los lagos Poopó y Uru Uru (3) en Oruro y Lago Titicaca (4) en La Paz (transfronterizo con la república del Perú); en la Amazonia de Bolivia en el departamento de Beni están tres sitios ríos Matos (5), Yata (6) y Blanco (7), en el sudeste del territorio boliviano se encuentra Palmar de las Islas y Salinas de San José (8), los Bañados del Izozog y el Rio Parapeti (9) y Laguna Concepción (10). Finalmente el Pantanal (11) que es el humedal de agua dulce más grande del mundo. MMAyA (2015)

A pesar  de los esfuerzos de conservación en estos últimos años para el humedal Poopó y Uru Uru, no se han tenido buenos resultados, actualmente el lago Poopó está en peligro de desaparecer, siendo que el espejo de agua aparece y desaparece anualmente,  algunos pronostican que este sitio se convertirá en un salar, otros sin embargo indican que ya hace varios años ocurrió este fenómeno de desaparecer, pero volvió a recuperarse en los siguientes años. Es así que nuestro patrimonio natural está sujeto a los efectos de los cambios climáticos y  efectos antrópicos que en gran parte somos responsables en provocarlos.

Es preocupante la falta de apoyo gubernamental para recuperar estos sitios que son muy importantes por las funciones ecológicas, valores y atributos especiales que tienen. Es urgente poder actuar con políticas de manejo y gestiones efectivas para la recuperación de estos humedales y de otros cuerpos de agua de nuestro país.

Magali Vargas Canaviri
Eco Mujeres - CEPA

Carmen Quiroga Oropeza
GCFA



Última actualización el Viernes 16 de Febrero de 2018 15:20  

Quien está en linea

Tenemos 172 invitados conectado